Ya sea en nuestra vida profesional o en nuestra vida privada, si queremos resolver algún problema que nos afecta seguramente nos toque rascarnos el bolsillo.

Y a menudo, cuando nos dicen que solucionar ese problema va a suponer X€ nos echamos las manos a la cabeza y decidimos no hacer nada y quedarnos como estamos. Pero ¿alguna vez se nos ha ocurrido calcular el coste de quedarnos como estamos? Piensa en un dolor de muelas. ¿Te quedarías con él o irías a un dentista a que te lo solucione a pesar de la inversión en salud que supone?

Siempre que valoremos hacer o no una inversión deberíamos hacer el ejercicio de calcular nuestra situación actual y la situación que tendríamos si decidimos hacer la inversión. Si nos centramos en una empresa que esté pensando incorporar a su departamento técnico SOLIDWORKS, debería tener en cuenta todo el proceso que se verá afectado si se incorpora SOLIDWORKS. Esto es, simplificando el supuesto: tiempo que invierte el personal del departamento en diseñar, tiempo que tardamos en generar documentación de fabricación, relacionar esto con el salario que percibe la persona encargada de estas tareas o el tiempo que tardamos en sacar la documentación entre otras muchas variables.

Tomemos como referencia el caso de éxito de Árevalo, cliente de SOLIDWORKS de maquinaria de frío industrial, dónde calcularon un ahorro del 22% en el tiempo y de un 25% de diseños más baratos después de implantar SOLIDWORKS. Si Arévalo hubiese decidido no invertir en SOLIDWORKS, cada mes estarían tirando el 22% del tiempo de los ingenieros. Si suponemos un salario de 25.000€ anuales, esto supondría que incorporar SOLIDWORKS ha supuesto un ahorro de casi 5.500€/año solo en ahorro de tiempo, casi la amortización total de la licencia en un solo año y sin ver más variables.

Marketing Manager en ORIGEN | 667 584 374 | ajruiz@origencadcam.es | + posts

Marketing Manager de ORIGEN. Estudié Marketing en ESIC Business & Marketing School. Desde 2015 formo parte del equipo de ORIGEN. Fuera de la empresa es muy probable que me veas practicando deporte, ya sea con un balón de baloncesto en las manos o corriendo mientras escucho música.