El viento es una de las fuentes de energía más potentes y baratas en alta mar. Stephan Wrage, el inventor y fundador de SkySails aprovechó esta fuerza natural con su innovadora tecnología de tracción con una cometa y la convirtió en una aplicación industrial.