Siempre hemos defendido que la fabricación aditiva era mucho más versátil que otros métodos más tradicionales. Esta versatilidad la gana, entre otros aspectos, gracias a los diferentes filamentos que podemos usar para imprimir. En las próximas semanas haremos una guía sobre los filamentos más usados, para qué usarlos, sus pros y sus contras.

PLA (Poliácido Láctico)

Este material biodegradable (hecho a partir de maíz y trigo) es uno de los más usados en impresión aditiva. Esto se debe a que es muy sencillo de usar, ya que no necesita cama caliente y es un material muy estable. Es muy usado tanto por los nuevos usuarios como por los más expertos gracias a su gran velocidad de impresión.
Por el contrario, el PLA tiene una baja resistencia térmica y se vuelve endeble a partir de los 60ºC. Además, no posee una gran resistencia mecánica y es muy sensible a la humedad.
En usos no profesionales, se usa para fabricar elementos decorativos como figuras o maquetas y, en entornos profesionales, para prototipos.

ABS (Acrilonitrilo Butadieno Estireno)

Dentro del ambiente profesional es muy usado gracias a su gran resistencia tanto a temperatura (estable a temperaturas de 80º) como a impactos. Además, pueden realizarse trabajos sobre él una vez impreso como lijarlo, por ejemplo.
En contra está que para usarlo es necesaria cierta experiencia con la impresión 3D. Las piezas pueden resquebrajarse durante la impresión si no se prepara el entorno debidamente (demasiado frío, por ejemplo) Como es un filamento procedente del petróleo, su uso produce gases nocivos.
Aunque se puede usar también para elementos decorativos, al ser un filamento más “profesional” es más usado para fabricar piezas mecánicas, de automoción, industriales, etc.

PETG (Tereftalato de Polietileno Glicol)

Este tipo de filamento (poliéster) es muy utilizado dentro de la industria alimentaria ya que es usado para hacer, entre otros, botellas de plástico.
Son filamentos muy resistentes al desgaste, a la corrosión, a elementos químicos, a las altas temperaturas y a los impactos. Es más flexible en comparación como otros filamentos como el ABS. Durante la impresión no desprende olores y es muy fácil de imprimir gracias a ala excelente adhesión entre capas.
Lo malo de este material es que no es biodegradable y que, a partir de 70º se vuelve endeble.

Marketing Manager en ORIGEN | 667 584 374 | ajruiz@origencadcam.es | + posts

Marketing Manager de ORIGEN. Estudié Marketing en ESIC Business & Marketing School. Desde 2015 formo parte del equipo de ORIGEN. Fuera de la empresa es muy probable que me veas practicando deporte, ya sea con un balón de baloncesto en las manos o corriendo mientras escucho música.

COOKIES Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación.   
Privacidad